jueves, 2 de noviembre de 2017

228. QUIET BOOK: PORTADA


Última entrada relacionada con Quiet Books, porque va a pasar mucho tiempo hasta que haga otro (si es que lo hago algún día).

He de reconocer que le dí mil vueltas a cómo encuadernar las páginas del Quiet Book. La primera idea fue comprar un archivador y forrarlo. Después pensé que quedaba mejor que las tapas fueran completamente de tela y entré en el dilema de si coser unas páginas a otras de forma que quedara como un libro. Pero luego me surgió la duda ¿y si quiero añadir más páginas? ¿o quitarlas?


Es entonces cuando hice un remix de las tres ideas y me puse a buscar definitivamente alguien que explicara cómo hacer lo que yo quería. Encontré este blog e hice algo similar adaptándolo a mis necesidades.


Las principales diferencias son que mi cubierta está hecha de tela blanda, no se tiene en pie solo, y rellena de guata, no de nada que le dé rigidez. Por otra parte tiene 2 asas para poder llevarlo en la mano o tipo bolso (como hace Garbancito, jajaja).


Y las anillas no se ven desde la parte exterior de la cubierta.




Es lo único (junto con la unión de las páginas entre ellas) que está cosido a máquina. Todo lo demás va a mano.

Os animo a tod@s a que lo intentéis. Los peques se entretienen un montón, aprenden y desarrollan la motricidad fina una barbaridad. Yo lo llevo a todos aquellos sitios en los que hay que esperar no se sabe cuánto (especialmente médicos) y parece que se hace más llevadero y no le pongo Peppa Pig en el móvil que se queda embobado pero no aprende nada.

¿Os animáis?
Contádmelo para que pase por vuestros blogs a ver vuestras magníficas ideas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario